El Festival

Somos soñadores y nos atrae un gran reto: crear un Festival Cultural que una las culturas de todo el mundo, sin fronteras.

La intención es invitar a Mahahual a escritores, artistas, artesanos, directores, guionistas, y músicos, sin poner límites (no tenemos fronteras, aun viviendo en la última frontera, rechazamos la idea misma de “límite “o “confín”, porque amamos cruzarlas, sobrepasarlas, y amalgamarlas) a esta mezcla de artistas provenientes de diferentes ámbitos culturales; y, también, de crear dentro de las actividades de la semana talleres, cursos, debates, una especie de “mutua contaminación del conocimiento”, bajo la égida de un Pueblo Ecoturistico, Mahahual, que tanto tiene que enseñar a la vez que está ansioso por aprender y conocer. Por lo tanto habrán también espacios dedicados a las exposiciones de los materiales producidos durante el Festival y aquellos traídos por los artistas invitados.

El Festival se propone aglutinar una serie de eventos, o más bien, un amplio conjunto de acontecimientos anuales, involucrando a las instituciones de los países participantes para consolidar una cita que pretende no sólo satisfacer las necesidades de arte y de cultura de los habitantes de Quintana Roo, pero sobre todo para desarrollar aún más la innata conciencia ecológica de su gente y para proporcionar apoyo internacional para la protección del arrecife de coral, el más grande en aguas territoriales mexicanas. Aquí está la cultura maya y maya es el origen de muchos de sus habitantes; su idioma todavía se habla y se escribe.

El objetivo del Festival es ofrecer un millar de “probaditas”, sin provocar “indigestión” de grandilocuencia. Participarán personas famosas de nivel internacional, junto con innumerables artesanos del intelecto menos conocidos por el público, pero capaces de dejar su “huella”.

Los lugareños somos pequeños, pero obstinados y Mahahual nos ha acostumbrado a caminar y navegar contra el viento.

Mahahual es también un ejemplo positivo de integración multicultural en donde cohabitan ancianos mayas y otras personas provenientes de diferentes regiones de México además de italianos, ingleses, holandeses, españoles, franceses, americanos, alemanes y libaneses. Todos motivados por un “espíritu pionero de la frontera”, en la búsqueda, ante todo, de una diferente calidad de vida y quienes a menudo por dejar atrás las grandes ciudades, cada uno a su manera y por diferentes razones, se consideran fugitivos: “Nuestra fuga es un signo de rebelión, un signo de vitalidad, la búsqueda de un mundo nuevo. Muchos nos envidian porque “tenemos todo”, el mar, el sol, la naturaleza, una vida tranquila sin estrés y sin reloj. Pero no, lo que nos falta es la cultura. Por ello, proponemos un intercambio: ustedes, hombres de letras y de arte, otórguenos su experiencia, su conocimiento y a cambio nosotros les donaremos nuestras riquezas, la serenidad, la alegría de la vida, el redescubrimiento de la Madre Tierra. Todos juntos, rebeldes, visionarios e intelectuales, no sólo haremos de Mahahual un hermoso lugar para vivir o pasar unas semanas de desintoxicación, sino también un laboratorio de ideas, propuestas y modelos, donde surgirán nuevas formas de demostrar que el cambio es posible. El nuestro es un reto para aquellos que sienten la necesidad de soñar, de nutrir utopías. El Festival no será una meta a alcanzar, sino un viaje colectivo, y el significado a un viaje lo dan las emociones que se viven a lo largo del camino.”